lunes, 26 de junio de 2017

Reseña: Trilogía La isla de las tres hermanas de Nora Roberts







Títulos: Baile en el aire/Cielo y tierra/ Afrontar el fuego
Autor: Nora Roberts
Editorial: DeBolsillo
Género: Romántica paranormal





Muchas veces cuando estoy de bajón, o no se bien qué leer, acudo a la Roberts en busca de “refugio”.  Se que en ella encuentro historias que me hacen pasar buenos ratos, unas veces son mejores que otras, pero normalmente consigo perderme entre sus páginas.  Esta vez elegí una  con un toque paranormal, ya que este tipo se aleja de la realidad del modo que necesitaba.


La isla de las tres hermanas no es que sea especialmente original dentro del imaginario de la autora y en los tres libros encontramos demasiadas cosas parecidas con otras historias como para ser espectacular pero merece la pena.  Fue publicada por primera vez en 2001 y eso se nota, se puede decir que ha dado tiempo para hacer tramas parecidas después.

Vamos con las tramas.


-Baile en el aire
Salem, Massachussets, 1692. La caza de brujas ha comenzado. Fuego comprende que ella y sus hermanas no podrán salvarse con sus artes. Por eso hacen un conjuro final para irse en un trocito de la tierra que tanto aman... Así nace la isla de las Tres Hermanas.
Isla Tres Hermanas, 2001. Helen Remington, descendiente de Aire, acaba de escapar de su violento marido fingiendo su propia muerte y se ha instalado en una pequeña isla como Nell Channing. Pronto conoce a Mia y Ripley, dos mujeres que le harán comprender su destino. Y la sheriff Zack Todd cuyo atractivo parece amenazar su tranquila existencia. Pero Nell no sólo tendrá que enfrentarse al amor. La oscuridad y los demonios del pasado también acechan...




-Cielo y tierra
Ripley Todd solo aspira a llevar una vida apacible en su isla natal de Tres Hermanas. Su trabajo como ayudante del sheriff la satisface y tampoco tiene problemas para relacionarse con los hombres. Pero hay algo que la inquieta: los poderes especiales que posee y que, aunque lo intente, no es capaz de controlar.
Cuando el carismático MacAllister Booke llega a la isla para hacer una investigación sobre brujería, queda inmediatamente impactado por los centelleantes ojos verdes de Ripley. Fascinado por la lucha interior que esta mantiene con sus extraordinarias habilidades, intentará ayudarla a que acepte su destino. Aunque antes Ripley deberá enfrentarse al dolor y al peligro que sobrevendrán desde un pasado remoto.




-Afrontar el fuego
Mia Devlin sabe demasiado bien lo que significa querer con toda el alma y ver marcharse al amor de su vida. Años atrás, ella y Sam Logan estuvieron unidos por un lazo trenzado de pasión, leyenda y destino. Pero un día él huyó de Tres Hermanas dejándola sumida en el recuerdo y la renuncia.
Una década después Sam regresa a la isla con el firme propósito de recuperar a su antiguo amor. A pesar de su aparente frialdad, Mia no puede negar que la llama de la pasión sigue viva. Pero no es el único reto que sobreviene desde el pasado. Mia tiene que afrontar el mayor desafío de su vida. Su destino y el de Tres Hermanas deben de cumplirse. Ella y Sam deben unir sus fuerzas para vencer definitivamente a la oscuridad.





Lo cierto es que cuando la leía no podía evitar acordarme de la Trilogía de Los O´Dwyer (esta publicada por primera vez si no me equivoco, en 2013), las similitudes son varias, incluidos los inicios de libro con historia de época pasada.  Así que como he dicho antes, aunque ciertas cosas pierden su gracia al sentirlo como algo ya visto, leer a la Roberts siempre me es una buena opción

Baile en el aire es un buen inicio de serie y, como suele pasar, nos sirve de introducción a todo el universo de la isla, de los elementos mágicos y todo lo que rodea a los tres personajes femeninos.  Tres mujeres sujetas a una maldición que tuvo su origen siglos atrás y que lleva consigo el destino de la isla.
Cielo y tierra tiene un poco mas de humor dentro de la intriga de la trilogía y de todo lo paranormal.  Pero es gracias a la aparición del personaje de Mac cuando entra ese elemento "desengrasante", ya que es el contrapunto ideal para una Ripley que para mi, no funciona tan bien como principal.  Me ha gustado especialmente todo ese rollo de Mac con los aparatos detectores de elementos paranormales, etc (creo que mi vena seguidora de Expediente X ha salido a relucir en ese momento).  Desde luego esas escenas son las mejores de una novela que flaquea en otros lados.
Afrontar el fuego es un desenlace un tanto mas pasional debido a todo lo que trae consigo la relación Sam-Mia.  Ellos son dos ejes de la maldición.  Con ellos puede salvarse todo o destruirse sin remedio.  Nora Roberts construye sobre estos dos personajes escenas llenas de chispas (literalmente, ya que ambos tienen poderes), pasión, discusiones y reconciliaciones.  A veces me han flaqueado y no han logrado que sintiera esa tensión que debería haber sentido y que me llevara con ganas hasta el final de la novela.  Una pena.

El eje principal de la trilogía son estas tres mujeres y el círculo que forman. Cada una de ellas es un elemento y tienen un poder que desconocen, o se niegan a aceptar y es, a lo largo de cada libro cuando vemos qué sucederá.  Y por supuesto, el amor tiene mucho que ver en todo ello.

Como en todas las novelas de la autora, tenemos personajes femeninos fuertes, mujeres que han tenido que superar pasados duros como en el caso de la protagonista de la primera historia, donde huye de un marido que la maltrataba.  Mujeres, como en el caso de Ripley, que se enfrentan a lo que realmente son o pueden llegar a hacer por miedo a dañar a los que quieren. Y mujeres como Mia, que fueron dañadas por aquél al que amaron y poseen un caparazón que no piensan volver a romper.

En estos libros me han costado las protagonistas femeninas.  Me parecía que protestaban demasiado.  Resulta curioso, que a Ripley la soporte mas de secundaria que de protagonista, lo que hizo que el segundo me fuera mas pesado en ocasiones, ya que solo aguantaba al protagonista masculino.  Y en cierto sentido algo parecido me pasó con Mia.  Este personaje siempre lo sentí fuerte, pero en la tercera novela a veces se me hacía cuesta arriba.  No se si la autora se centró demasiado en hacer agradables a los personajes masculinos, o es que yo siempre he tenido un problema con los personajes demasiado “protestones”.

¿Todo lo que cuento suena a conocido? Claro.  Y si a esto le sumamos, malos, magia, cielos y mares que muestran su furia, espíritus en forma de lobos…Quizá sea más conocido aun.  Pero son los diálogos, la interacción de los personajes, sus relaciones mas naturales y de igual a igual (esos personajes masculinos de la autora tan alejados a lo hoy abunda), las descripciones de los lugares...Eso es lo que hace de lo conocido algo especial y que guste leer, aunque no sea de lo mejor de la autora.

Admito que me ha decepcionado, que los libros se han quedado a medias y que  de los tres, ninguno me ha hecho quedarme pegada.  Pero han logrado que sienta que estaba allí mientras leía, que no tuviera que volver atrás a recordar qué había pasado, que me quedara con su trama y que sienta que no será de los que olvide con facilidad.  Y eso, teniendo en cuenta todos los libros de la autora que he leído, tiene su mérito.

Dentro de un tiempo leeré otro,  no se cual, pero estoy segura de que lo pasaré bien.  Agradezco que la sigan publicando por aquí y espero, que no le pase como a otras a las que tanto echo de menos.
Estantes de papel

1 comentario:

  1. Aun no he leído nada de Nora Roberts...pero no lo descarto..
    Gracias por la reseña y tu tiempo 😚.

    ResponderEliminar

¿Sabías que este blog crece gracias a tus comentarios?.
Opiniones diferentes, o iguales, todas tienen su lugar y
disfruto con cada una de ellas.
Venga, anímate. Hagamos este sitio más divertido
¡Besazos!